martes, 30 de septiembre de 2008

Algunos otros hilos y tejemanejes en esto del Poder que no cuadran


Se hacen necesarias algunas precisiones. Aquí atrás hablamos del Poder y en sentido metafórico del marco donde encaja. Buscamos las bisagras, y algunas hemos encontrado, bien engrasadas, ocultas bajo los balances, cuentas de explotación, renta variable, fondos de inversión y colegios privados de paga para señoritos bien. Ahora bien: hagámonos la siguiente pregunta: ¿Quién manda en España? No nos parece que ni sean los escaparates, ni que sea, al tanto, la opinión publica. Nada de eso. Tampoco nos parece que sea el dinero, por más que lo miremos con retícula fina o con retícula gruesa, y por más que se enarbolen las banderas en Roma, en Madrid, o en Pekín de las Monas. Por más vueltas que demos, en Política, con mayúscula, con minúscula, en minuendo y en sustraendo, mandan las bisagras: quienes sujetan el marco y quienes mueven las puertas. Ya lo hemos dicho. Ahora examinémoslo. La bisagra es la mosca cojonera de la política: es el grupo independiente minoritario que decide quien gobierna, allí o aquí. Y ejemplos los hay a patadas y bien cercanos. Vamos a verlo más de cerca, sin acercarnos tanto que nos queme, como en Plasencia o en Cabezuela, que son sendos ejemplos. En España, por ejemplo, mandan cinco bisagras, todas con lengua propia: Cataluña, Galicia, País Vasco, Levante (Valencia-Baleares). Andan las izquierdas y las derechas dándose collejas: Los de las derechas siempre dispuestos a dar por donde saben, y los de las izquierdas no dejándose coger, como es su deber. Sin embargo, entre collejazo y collejazo, resulta que en realidad donde mejores infraestructuras hay, donde se comen la madre del cordero de los presupuestos (¡Y algunos rezongando por el PER! ¡Serán simples!), y donde se rechupetean los dedos son en estas regiones enumeradas. No es extraño que a algunos les parezca el presidente del Gobierno del turno español (de izquierda o de derechas) el rey Lear shakesperiano y las regiones sus hijos opíparos. La Constitución se hizo así, pues no en vano había dos catalanes poniendo la semillita. ¿Y que produjo? un bebé curioso en aquel parto: un sistema electoral donde los partidos regionales, con un pequeño número de votos en proporción, llevan un buen número de representantes al Congreso. Algo no me cuadra a primera vista. Algo no me huele bien. Algo se me escapa. O no tanto. Veámoslo: El monstruito del Poder tiene dos cuerpos: uno de ellos está formado por las bisagras que he dicho: Cataluña, Galicia, País Vasco, Levante. El otro, somos el resto, los demás españoles. No se si se han fijado ustedes en el despropósito siguiente. Yo sí. Miren. Cada vez que sale un diputado en el Congreso del PP o del PSOE a debatir los presupuestos siempre tratan temas generales. Cada vez, en cambio, que sale al estrado el político bisagra, habla de la asignación para su comunidad autónoma, país, nación, territorio o como quiera llamarlo el colega. Así, el nacionalista gallego, el nacionalista vasco, el nacionalista catalán y el nacionalista valenciano-balear miran para su tierra, como San Jorge. No me estraña, puesto que son bisagras, como he dicho. Extrictamente necesarios para gobernar. Aquí y en sus regiones. Y lo hacen. Para ese particularismo no voy, por ahora, a ofrecer juicios de valor, hasta que no reflexione más sobre ello, pues aún entiendo poco de las cosas y soy un buscador de verdades. Sin embargo sirva este artículo para reflexionar sobre ello, y tocar los hilos que se mueven por el Poder y como está repartido y como esta montado el chiringuito, que en algunos lugares llaman “instalache”.

3 comentarios:

luibio dijo...

Existe una análisis de poder efectivo tras unas elecciones, denominado análisis Banzhaf de unos resultados electorales. El llamado “Índice de Poder Banzhaf” (IPB) de un partido es el número de coaliciones de mayoría estricta en las cuales puede entrar. El IPB arroja a veces resultados sorprendentes, como por ejemplo que un tercer partido “bisagra” situado entre dos partidos poderosos puede tener tanto índice de poder como éstos.

Un ejemplo para entederlo, serían tres partidos A, B y C obtienen respectivamente 160, 150 y 40 escaños. El IPB es igual para los tres, pues las posibles coaliciones de dos cualesquiera de ellos proporciona la mayoría absoluta de 175 escaños; A+B = 310; A+C = 200; B+C = 190. El IPB es de 2 para cada uno de ellos, con lo que realmente cada uno de ellos tienen las mismas posibilidades de formar parte del poder.

Las elecciones de marzo de 2008 al Congreso de los Diputados arroja, al ser sometidas al análisis Banzhaf, sorprendentes resultados (de los que casi nadie se da cuenta). La distribución de escaños es la siguiente:


Resultados electorales Congreso 2008

PSOE 169
PP 153
CiU 11
PNV 6
ERC 3
IU 2
BNG 2
CC 2
UPyD 1
NA-BAI 1

Total 350 escaños

Ahora bien, hagamos el análisis del poder efectivo (o sea, el poder real) con el que cuentan los partidos según el IPB:

Índice de poder Banzhaf

PSOE 14
PP 5
CiU 5
PNV 10
ERC 9
IU 9
BNG 6
CC 6
UPyD 4
NA-BAI 4

Creo que no hace falta siquiera que realize una análisis de los resultados, porque hablan por sí solos. Pero para ser un poquito esclarecedor:
IPB por partidos nacionalistas y no nacionalistas:

Nacionalistas: 40
No nacionalistas: 32

Siento volver a extender un poquito.
Saludos.

Jake dijo...

Me gusta, luibio, que seas extenso, porque las cosas complejas se entienden solo como es debido si tienen una extensión acorde al problema que se plantea. Es muy interesante lo que nos cuentas y muy interesante que participes en este blog, pues hay muchas cosas que necesitan de aclaración. En este caso observo que los nacionalistas, como dices, tienen un índice de poder Banzhaf, de 32, y los no nacionalistas de 40. Pero hay que tener en cuenta que los no nacionalistas son PSOE, PP e IU, que están a la gresca.

paredes dijo...

Un gran sector del pp es nacionalista de SU "Egggpaña".Otro sector es sencillamente nazionaliata, y no lo niegan.En el psoe también los hay muy patriotas.
Luego los nacionalistas y sobre todo los nacionalistos barren.....para su casa.