jueves, 16 de octubre de 2008

Algunas notas sobre un asunto de actualidad universal: la globalización


Son estas tierras valxeritenses un buen lugar para filosofar. La amenidad de sus arroyos, la claridad de sus fuentes, la suave brisa que recorre sus laderas, así como la insolación, ni mucha ni poca, tanto en la solana y en la umbría, invitan a pensar con tranquilidad. Digámoslo de una vez: sirve para alejarse del mundanal ruido de las ciudades, con sus cláxones, sirenas de ambulancias, coches celulares, hospitales abarrotados, parques llenos, cafeterías repletas. El arrullo de las fuentes, si estas son frescas, bien sirven para reflexionar sobre el mundo y sobre la vida; sobre lo que hay, o sobre todo lo contrario. Es verdad que es preciso, sin embargo, tomar este lugar con una visión cosmopolita. En una actitud de viajeros planetarios y, por que no, en una actitud burguesa. Toda la actitud burguesa que puede tener un campesino. El aire de la ciudad nos hace libres, se decía antiguamente; hoy el aire que se respira en ellas está contaminado. También se dice, muy acertadamente, que la filosofía es una enfermedad que se contrae viajando. Pero, por lo pronto, yo me encuentro aquí, junto a una fuente de agua fresca – y no metafórica -. Viajeros, exiliados, vagabundos, expedicionarios… forasteros por antonomasia, extranjero desconocido: “… de tu andar de aquí para allá, y de que filosofando recorriste tantas tierras por ver cosas”. Desde antiguo se consideró la sabiduría como “cosmopolita”. Ciudadano del mundo. Que es, como quien dice, ciudadano de ninguna parte. En la fuente me hallo. Dándole vueltas a esto de la globalización, con un interés claro: desentrañar lo que en el mundo ocurre. ¿Existe en verdad una definición de Globalización? ¿Convivimos en una aldea global? ¿Son la Globalización y la Anti-Globalización sendas ideologías?

4 comentarios:

luibio dijo...

La globalización, según se mire y entienda, tienes su cosas positivas, y su cosas negativas. La antiglobalización, pues más de lo mismo. Tesis y antitésis. Izquierda o derecha. ¿Acaso la doble moral típica americana? ¿O más bien la dualidad intrínseca al ser humano?

Qué es la globalización. Preguntemos en un país del África ecuatorial, o a un musulmán iraní. Mejor aún, a un indígena amazónico, ¿y a un ciudadano sueco?, también sirve un habitante de la estepa de Mongolia, o de la vasta China de Mao. Globalización. A veces pienso que, esa globalización de la que tanto se habla (hablo de la de las reuniones del G8, G14, de esa contra la que se manifiestan, etc, no de la globalización que en el anterior "pensamiento" comentaba) no es más que una mentira de los G5, G14,... para mantenernos distraídos. Y yo como tú, Jake, pregunto también: ¿qué es esa globalización y a quiénes sirve?

Bebe de las fuentes valxeritenses, frescas y cristalinas. Yo de otras bebo, Jake, más al norte, en un paraíso natural, igual de frescas y cristalinas, aire húmedo y olor a bosque. Recogamos las castañas, y calentemos el fuego, que llega el invierno, como llega el invierno financiero en forma de crisis ¿globalizada?.
Un saludo a tod@s

paredes dijo...

La globalización es como las ferias:cada uno la cuenta según le va.
Lo que está claro es que nos han globalizado para lo que les interesa sin pedirnos ningún permiso, y repito que los resultados están a la vista de quien quiera verlo:más pobres, más hambre, más guerras y los ricos más ricos.

Ojito con la fuente de "Los Pitos", es agua fresca pero dañina.Cerquita hay otra fuente también fresca, y más saludable.De ella riegas.

GINEBRA dijo...

Buenas tierras para filosofar, sí. Ahora pronto aparecerán los colores y tendré que ir sin remedio a filosofar hasta allí, jejejejeje.
Pués creo que vivimos en una sociedad global, porque en definitiva, al lado de la fuente o en la cafetería abarrotada de la ciudad, tenemos los mismos hábitos de consumo. Eso es globalización. Todos estamos dentro del mismo sistema queramos o no, es algo irremediable.
Un saludo y un beso.

Jake dijo...

Dicen ustedes grandes verdades y me alegro por ello. Gracias por avisarme paredes de la otra fuente. Saludos a los tres.