domingo, 17 de mayo de 2009

Una derrota... la verdadera victoria: En búsqueda de la democracia

Creo que la mejor manera de oponerse a los sistemas políticos montados sobre la inmoralidad, la injusticia y la mentira (como en el que vivimos) se debe hacer defendiendo estos valores: La libertad política, la vida y la paz. La palabra, en suma. Que el sistema actual es impolítico es indudable: 1) Inmoral: puesto que supone una “reforma” del franquismo y no una “ruptura”, donde la estructura de Poder del franquismo se mantiene intacta. El Yak fue un ejemplo de que esas estructuras siguen vigentes; pero los ejemplos nos rodean. 2) Injusta y mentirosa: puesto que no se han reconocido los crímenes y asesinatos cometidos y sobre los que se asienta todo, borrando “la memoria histórica”, que no es otra cosa que poner los puntos sobre las íes. Y como señalan algunos, la constitución de 1978 supuso una Ley de punto final y la forma de hacer que determinados políticos “reformistas”, pero que ocuparon cargos en el franquismo - y no se opusieron a él- sean los artífices de la democracia. Falso: si existen verdaderos héroes de la democracia son los que se mostraron claramente anti-franquistas y recibieron palizas y se opusieron al régimen con energía. Políticos del régimen, policías y jueces se adaptaron como si nada a la democracia; y, ahora, se dicen demócratas. Siento disentir sobre ello: no lo son. Ahora bien, los movimientos románticos que usan las mismas tácticas que el adversario está también fuera de sitio. Las ideas de libertad individual, de candidez y humanidad, de deseo por un mundo mejor y de idealismo, en suma, siempre tendrá una autoridad moral superior, aunque se sea derrotado una y otra vez. Nada se si este partido tiene, o no, relaciones con ETA; pero sí creo que ETA se equivoca. El actual régimen es inmoral, montado sobre la injusticia y la mentira política: es por ello misión de todos aquellos que amen la verdad buscar su derribo. Es cierto que el sistema político mundial es tremendamente doloroso para los espíritus sensibles que no soportan ver el sojuzgamiento de un ser humano sobre otro; pero estoy firmemente convencido que esa lucha se realiza a través de las ideas y las palabras. Sé que es difícil: pero no imposible. No se conseguirá de ese modo. Tal vez. Pero moriremos honrados y no manchados de sangre. El General, ese que dictó en su testamento político lo siguiente, claramente dirigido a los Generales : “os pido que rodeéis a don Juan Carlos de Borbón del mismo afecto y lealtad que a mí me habéis brindado y le prestéis en todo momento el mismo apoyo de valoración que de vosotros he tenido”, también escribió: “ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia en cuyo seno voy a morir”. Eso lo dice un asesino de mujeres y niños que se levantó en armas, y mandó bombardear Madrid apoyado por aviones Nazis. Ciudad que resistió sus primeras envestidas. Ese murió cubierto de sangre y de oprobio. Murió incatólicamente, como todos los gerifaltes que colaboraron con el régimen, como todos aquellos políticos que colaboraron con él, como todos aquellos que de una u otra manera jsutificaron el régimen. En cambio a todos aquellos que en lo más profundo de su corazón, se opusieron, y se opongan, a él en lo más profundo de sus convicciones democráticas obran del modo correcto: como buscan la libertad política para él la quiere para todos, en la enseñanza Kantiana de "la moral y libertad". El principio ilustrado de la autonomía moral: Sapere Aude. Atrévete a Saber para lograr dos cosas: Ser libre y obrar del modo correcto. De defender lo que está bien. Y lo que está bien es la Razón, y no la Sinrazón. Y la Sinrazón fue la clave de la historia política española desde 1936; y en el fondo de todos aquellos que de una u otra manera justifican de una manera u otra lo injustificable. !Atrévete a Saber! y !Atrévete a Saber! por un solo motivo: La libertad política, la libertad individual. La tuya, y la del vecino. La tuya y la de todos. Pero no la libertad de las naciones o los países: un país nunca es libre. Lo son las personas que viven en él. Pero ser libres es la aventura más dificil del Ser humano. Esa es la enseñanza Cervantina de "El Quijote".Pero los extremismos políticos que traten de imponer un trágala sobre otros y que no defiendan la Libertad Política como último valor, deplorando la violencia, tampoco tienen justificación moral. ETA tiene que dejar de matar: Y luego, todos juntos, a derribar el régimen. Quedan unos años; quizá sea imposible, puesto que a la juventud se le ha ocultado la verdad sobre este país. Pero me parece que tendrán que desaparecer físicamente, por muerte natural, todos los españoles viciados por la Guerra Civil, el franquismo, y la transición. Los españoles venideros volverán sobre los hechos, porque la verdad siempre sale a flote, por mucho que quieran ocultarla o tergiversarla. Cada vez se alzarán más voces sobre la mentira. Y entonces vendrá lo que todos queremos: La libertad política, y el homenaje verdadero a todos los luchadores de ella, y que han dejado su sangre por ella. Este es mi más sincero homenaje a todos los antifranquistas que lucharon por la democracia y persiguieron “la ruptura” en los años finales del franquismo. Por todos aquellos republicanos liberales de izquierda que, de veras, levantaron las armas contra Franco. Y mi más sincera repulsa por las democracias que dejaron a los españoles en la estacada. Y mi más desdeñosa repulsa a la Iglesia católica de Roma que participó en todo, formando parte del engranaje. La libertad es posible: mediante el respeto, la razón, y la verdad. Y como no: todas las comunidades políticas tienen derecho a obtener su autodeterminación, si moralmente consiste en regular un régimen de libertad política. ¿Qué que es un régimen de libertad política? Difícil es saberlo, ciertamente. Ese es el quid, que no hay ideología que haya dado con ello; quizá la libertad empiece con cada cual: respetando las ideas del contrario, pero oponiéndose a ellas aportando razones, argumentos y, sí, poniéndose en su lugar. Soy un idealista, al fin y al cabo, que ha mordido el polvo en numerosas ocasiones. Un derrotado… simplemente eso… Una derrota, la verdadera victoria. http://www.youtube.com/watch?v=JELOzi_vz00

1 comentario:

canuit dijo...

No veo a ningún mesias capaz, solo cargado de razón, hacer que quién ostenta la riqueza y el poder, se lo devuelva al pueblo. Solo lo entenderían por la fuerza. Y a día de hoy no veo que el pueblo pase hambre para que tome conciencia de ello.
El Canuit