jueves, 7 de mayo de 2009

Becket: El Opus manejando la nave de la transición.

Miren la jugada:
Carrillo (comunista) pactando con Fraga (franquista aperturista) y Adolfo Suárez (falagista aperturista), como demócratas, y el Opus Rey dando las palmadas a los tres, en plan moderador : la clave de la transición. Maria manuela me escuchas... Acaban de hacerles, a Carrillo y Fraga, una película como los últimos testigos. Debemos creernos que ese pacto entre la clase política, entre “la acción” y “la reacción”, entre "vencedores" y "vencidos" fue el que, por fin, trajo la democracia. No será, más bien, un régimen de libertades otorgado por la clase política, cuyos hilos son movidos maquiavélicamente por el Opus (redes oligarquicas de la Igleisa en la sociedad civil de la aristocracia del régimen). Ni la sociedad de entonces era lo suficientemente libre para montar la democracia ni la clase política era demócrata. El Opus movió todos los hilos, como digo, infiltrandose, desde el régimen en todas las clientelas ministeriales y económicas: una oligarquía nacida durante la dictadura de caracter católico y financiero. Se llamaron "centro" y "humanistas cristianos", "democracia cristiana" ¿Liberales? ¿Socialdemócratas en el CDS? !Y una mierda! Si la Iglesia derrocó la república, haciendola impracticable, la Iglesia trajo la democracia cuando creyó oportuno. Y lo que creyó la Iglesia era que lo mejor para ella era evitar la ruptura a toda costa y que se organice un sistema democrático donde ellos sigan campando a sus anchas. Como por ejemplo controlando la casa del Jefe del Estado. El documental de la Pregoaunque son hábiles, se presta a esa interpretación. El Opus y la Iglesia juegan a Maquiavelo. Pero no lo olvidemos: la Igleisa es política, pero nunca será democrática en el sentido de la ilustración. Y luego vemos, en dicho documental -donde a todas luces, aunque solo los avispados se dan cuenta de ello, se ve la mano de éstos-, en el Documental de la Prego, la gran actividad política de Don Juan Carlos I, mostrándose como un grandioso estadista que quedará en la Historia, como moderador de esas dos España. Y un cuerno. Da la curiosidad que Díez Alegría anda por esos documentales como Pedro por su casa. Qué hábil es la Iglesia. Debemos creer que Juan Carlos II, mandó emisarios a Kissinger y a Chauchescu: y que vamos, se pilotó desde allí la transición, desde el nuevo Caudillo. Y que el Opus Dei, secta católica ultra-religiosa creada en España, con secretarios de la casa del rey y máximos dirigentes en el ejército, dejaban hacer al recién nombrado monarca, y nada tenían que ve Diálogo de la película Becket, según el doblaje:- Mi principe, desearía ayudarlos. - y ¿A que esperas? -que el honor de Dios y el honor del Rey sea una misma cosa.
Texto completo:
Uno de los análisis que me parecen más verdaderos, o veraces, es los que realizó Ortega en su día explicando lo que él llamó “razón histórica”. No voy a pasar a describir lo que el filósofo español entendía por ella, pero si quiero recalcar la importancia que dio a “las generaciones” y como cada generación, de acuerdo a su perspectiva histórica, contempla los hechos a su modo. Yo, por ejemplo, soy de esa generación que vino al mundo como la canción de Serrat canta, “españolitos que venís al mundo os guarde Dios”, cuando el dictador no le tembló el pulso, ni atendió a las llamadas del mismísimo Papa, para ejecutar una pena de muerte de carácter político. Por eso, pertenezco a una generación que ya viene después; y mis primeros recuerdos de la democracia son el Jimmy Carter, Adolfo Suárez y Carrillo que, tras la carta de ajuste, usaban el espacio publicitario de una jóven democracia. Es por ello que hoy en día soy nuevo, en relación con los de la vieja escuela, y que vivieron politizados por aquella época. Es por ello que hoy me puedo acercar a los hechos históricos como generación nueva, y con aparato crítico, para poder poner los puntos sobre las íes, en referencia a lo que en aquellos tiempos se montó como democracia. Revisando los documentales de la Prego acerca de la transición no dejo de mostrarme muy escéptico sobre el proceso; y como soy de natural crítico, veo lo blanco blanco y lo negro negro, en base a esa “razón histórica” y perspectiva orteguiana, totalmente subjetiva, claro. Y no dejo de admirar como se quiere dar con queso a la población, o ciudadanía, en base a castañas pilongas. Vamos a ver: Me sacan imágenes de la plaza de Oriente con una población enfervorizada jaleando a Franco, con pancartas de !Arriba España!, y cantando, ¡Oh Sorpresa! El “que viva España” que hoy mismos se escuchan en los campos de futbol. Allí, en 1975, los hay con la camisa falangista y la boina roja cantando el cara al sol. Hemos de creer que parte de esa sociedad aceptó el juego democrático que vino después, así sin más. De no ser que la democracia que se montó, se montara en base a un pacto de gentes que no eran demócratas. Y así fue. Carrillo (comunista) pactando con Fraga (franquista aperturista) y el Adolfo Suárez (falagista aperturista), como demócratas, y el Opus Rey dando las palmadas a los tres, en plan moderador : la clave de la transición. Maria manuela me escuchas... Acaban de hacerles, a Carrillo y Fraga, una película como los últimos testigos. Debemos creernos que ese pacto entre la clase política, entre “la acción” y “la reacción”, entre "vencedores" y "vencidos" fue el que, por fin, trajo la democracia. No será, más bien, un régimen de libertades otorgado por la clase política, cuyos hilos son movidos maquiavélicamente por el Opus (redes oligarquicas de la Igleisa en la sociedad civil de la aristocracia del régimen). Ni la sociedad de entonces era lo suficientemente libre para montar la democracia ni la clase política era demócrata. El Opus movió todos los hilos, como digo, infiltrandose, desde el régimen en todas las clientelas ministeriales y económicas: una oligarquía nacida durante la dictadura de caracter católico y financiero. Se llamaron "centro" y "humanistas cristianos", "democracia cristiana" ¿Liberales? ¿Socialdemócratas en el CDS? !Y una mierda! Si la Iglesia derrocó la república, haciendola impracticable, la Iglesia trajo la democracia cuando creyó oportuno. Y lo que creyó la Iglesia era que lo mejor para ella era evitar la ruptura a toda costa y que se organice un sistema democrático donde ellos sigan campando a sus anchas. Como por ejemplo controlando la casa del Jefe del Estado. El documental de la Pregoaunque son hábiles, se presta a esa interpretación. El Opus y la Iglesia juegan a Maquiavelo. Pero no lo olvidemos: la Igleisa es política, pero nunca será democrática en el sentido de la ilustración. Y luego vemos, en dicho documental -donde a todas luces, aunque solo los avispados se dan cuenta de ello, se ve la mano de éstos-, en el Documental de la Prego, la gran actividad política de Don Juan Carlos I, mostrándose como un grandioso estadista que quedará en la Historia, como moderador de esas dos España. Y un cuerno. Da la curiosidad que Díez Alegría anda por esos documentales como Pedro por su casa. Qué hábil es la Iglesia. Debemos creer que Juan Carlos II, mandó emisarios a Kissinger y a Chauchescu: y que vamos, se pilotó desde allí la transición, desde el nuevo Caudillo. Y que el Opus Dei, secta católica ultra-religiosa creada en España, con secretarios de la casa del rey y máximos dirigentes en el ejército, dejaban hacer al recién nombrado monarca, y nada tenían que ver con . Lo,lo,lo,lo,lo,lo,lo,lo. Así pasa lo que pasa: que para un demócrata liberal como yo, de pura cepa, esta democracia, con todas sus virtudes, que son muchísimas, adolece de grandes vicios democráticos. En especial que no existe División de Poderes y que la política, en último término, se realiza los fines de semana en cacerías donde acuden jueces y fiscales; políticos, empresarios, y altos cargos de empresas y Cajas de Ahorro y medios de comunicación, donde pertenecen miembros de la Obra. Del “centro” verdad. Luego dirán que yo soy el cándido. Yo lo que veo hoy en día es que los colegios de curas y monjas cada vez son más poderosos. Así que Ala¿ el Madrid qué, otra vez campeón de Europa?. Sobre El concepto de "la voluntad popular", democracia en España y el Opus Dei, es muy importante tener en cuenta lo siguiente: Ese ente teórico de la ilustración llamado “la voluntad popular” - la voluntad popular tiene sentido en una sociedad civil que se organiza políticamente en base al laicismo: poner a Dios sobre la mesa de la negociación significa un vicio democrático, puesto que la política democrática, liberal, consiste en negociación entre personas sin poner ni pistolas ni dioses sobre la mesa. ...Los de Opus si que saben... como mandar en este país. Y como engañar a los pobres de carabaña... en base a el miedo que sentían. No juzgo a aquella España, ni a aquellos españoles; muchos de los cuales simpatizan en el PP. Pero de verdad: cuando, ignorantones peperos que votáis al PP siendo obreros y decís eso de "Yo de política no entiendo". Decís toda la verdad.

2 comentarios:

paredes dijo...

Yo también creo que la mano del opus es más larga que lo muchos piensan.
Todo lo quedaron a su medida, para mayor gloria del dios bolsillo.

No olvides que hubo varios "señores" de los que ahora se les llena la boca de la palabra democracia,que estuvieron en contra de la transición.
Alguno llegó hasta a presidente del gobierno.

canuit dijo...

Yo de política tampoc entiendo. Pero se a quien no debo un mes de vacaciones, un salario decente, una casa digna y las botellas de sidra que me pueda tomar.
Hay tanta verdad en lo que dices que asusta. Y aquellos barros nos traeran estos lodos.
Solo espero que si volvieramos a vernos como en el 34, seamos más selectivos.
El Canuit