domingo, 24 de agosto de 2008

Defender uno sus ideas: "maleja" cretinada.

No he conocido mayor cretinada que esa que dice: “cada uno tiene que defender uno sus ideas” u otra parecida, escuchen la sandez: “uno tiene sus ideas y tiene que defenderlas”, que viene a ser igual que lo primero cambiando el orden de los factores. Normalmente las sandeces la dicen los sandios, aclarémoslo, y ahora va y resulta que cualquier politiqueo de tres al cuarto y cualquier conversación política mediocre le llaman, válgame, tener uno sus ideas y, por añadidura se dice, defenderlas. Y normalmente quien dice eso, hablando de política, no suele tener ni idea de lo que es tener una “idea”; porque, la verdad sea dicha, ¿no piensan que no hay nada mas tonto que, por ejemplo, morir uno por sus ideas? (¡Madre!!Y estos son los que nos gobiernan!: panda de mediocres). La idea, creo yo, se confunde con ideología: que es lo que pasa cuando unos pocos, los que quieren hacer política –anda y la hacen- tienen cuatro patochadas en la pelota inflada. Y es que la idea la creo Platón viendo que el mundo era caduco y las verdades perennes. Y ahora va uno cualquiera, me da igual el partido político y va y dice meneando el dedo: “es que yo tengo mis ideas”. La patochada no puede ser más hilarante: me troncho. Cerremos brevemente el paso a las metáforas como a vírgenes locas. Sepamos que es la «idea». Poco me imagino que han reflexionado de donde viene el término: a ellos que les importa, con soltar berridos, eructos y pedos mentales cada vez que hablan les vale. Venga vale voy a decir una cosa que a todos les va a parecer extraña: la “idea” es agua. Vaya veo que os reís: pues en verdad os digo una cosa, eso que he dicho está mas cercano a lo que es una “idea”, que esa idea que los rebuznadores de ¿Ideas? suelen decir. Pero decir eso de que es agua, y que no entendéis, para vosotros que yo lo diga es como si lo dijera Tales o Perico el de los Palotes ¿Verdad? Ideas, menuda cretinada; no os referiréis, más bien, a Valores, que como quien dice son “juicios a posteriori”, que a los politicuatres les suena a chino mandarín ¿Porqué tenemos que amantarles, señor mío? La cosa se simpática: venticinco siglos resolviendo lo de la idea y va, y resulta, que aquí y allá la tienen unos cuantos tertulianos vecindones que tienen “ideas”. Que, no nos engañemos, es como decir que tienen unas cuantas verdades cetrinas para sí, y mis santísimos son pares… y sobre esa razón vital con la cual elaboran sus conceptos construyen su “realidad política”. Me parto el rabo cuando los escucho. Me encuentro con cada eleata defendiendo sus “ideas” que para qué las prisas, no se si parecen Jonios o Corintios o si se encuentran en el Parnaso o, a más a ras de tierra, en el Pireo: Veámosle: todo los saben. Iluminados por el saber experiencial de una larga vida jugando la partida o contemplando el mundo (que dicho sea de paso, no sale de su pueblo – y no me refiero a pueblo concreto-, como quien dice su ombligo, un par de kilómetros a la redonda, como apretado entre varias peñas). Ahí les veo, elucubrando, ¿Quizás como Heráclito indagando sobre el ser de las cosas? Ya, ya, más quisiera. ¿A ver que dice?: “los atentados del 11-M los provocó el ZP”. Y encima hay que reírle las gracias y aplaudir su elocuencia: ¡Bravo, bravo! Resulta que “la idea” consiste en la mayor peripecia humana construida por cerebros egregios y va y resulta que éste tiene ideas y oye las defiende. ¿No me digan que no es para reírse? Pues a mí ni pizca la gracia que me hace. Resultan que van y confunden lo que es “idea” con “pedo” o “rebuzno”. Pasando sin detenernos junto a Demócrito, el hombre de Abdera, tal vez después de Platón la figura más grande en la historia de la filosofía, lleguémonos a un tropel de gentes nuevas que avanzan disputando en largas oraciones. Son los sofistas, y el máximo, Protágoras. ¿No, no, que dice usted? Miren las ideas simpáticas: “los del PSOE son todos unos vagos”, sentencia. Han llegado al concepto: a la madre del cordero: PER. Largo recorrido del “idealismo” para concluir en sonora majadería y aguda conclusión. En fin: yo solo se que no se, que ya es algo, para éstos que defienden sus ideas lo tienen plaro. La Idea es esta: PER; es una idea, dicho sea de paso, que parece un coco.

5 comentarios:

GINEBRA dijo...

Muy interesante esta reflexión entre ideas-ideología y la base filosófico platónica del origen de las Ideas. Morir por una ideología, bueno, tiene su sentido!!! Creo que los que defendieron la democracia y murieron por ella no eran necios, Jake, creo que fueron valientes.
Besos

GINEBRA dijo...

Se me olvidaba, eso de "maleja" es genial!!!! a veces a mí se me escapa esa expresión, jejejeje. maleja gracia!!!!

Jake dijo...

Ya ya Ginebra, el texto no tiene una finalidad de ser fiel y exhaustiva con los conceptos, es más bien, salvando las diferencias, como ese artículo de Larra del “Castellano Viejo”, que trataba de dar de comer a sus amigos sin modales ni distinción. Lo que trato de expresar es que las “Ideas”, son un tanto subjetivas –que es lo que Ortega llamó Razón Vital- lo que ocurre es que las ideas que construye una cabeza egregia no es la misma que la que elabora un “castellano viejo”, por llamarlo de algún modo. No es que sea un elitista, es que simplemente es una verdad como un templo. Defender Ideas bellas, nítidas y luminosas merece la pena y es del todo una actitud moral de amor propio. Sin embargo, siguiendo con el símil platónico, para unos las ideas son sombras reflejadas en la caverna y, oye, salen al espacio público pensando que todos hemos de ser cavernícolas y, por añadidura, hemos de aguantarles. Acabásemos. Has de tener en cuenta que mis textos son más arriesgados de lo que parecen – y si no lee los tres anteriores – y que Larra aparecía con pseudónimo cuando publicó su artículo del castellano raplón, con razón del porqué, y Jake es conocido. ¿Me pillas, no? Por cierto, no quiero que se confunda la expresión ideas con ideología, máxime entre nosotros, que debemos hilar muy fino con los conceptos, pues trabajamos con ideas.

paredes dijo...

Muy desmelenado te veo con el clero y sus hipocresías.Son lo peor de lo peor.

Esos beatos , al igual que demasiado personal , confunden ideas e ideologías con faltriquera.

Jake dijo...

Me alegro paredes que vuelvas a dejar un comentario. Gracias.